NG911: next generation 9-1-1, y la ¿e-generación 1-1-2?

Next Generation 911 (abreviado NG9-1-1 )  es la iniciativa que se ha puesto en marcha en Estados Unidos y Canadá para adaptar los servicios públicos de emergencia a la sociedad móvil inalámbrica. Definidas las centrales 9-1-1, el equivalente a los 1-1-2 europeos, como Puntos de Respuesta de Seguridad Pública o PSAP (Public Safeta Answering Public) la iniciativa tiene como objetivo el acceso del ciudadano a los centros de emergencia mediante transmisión de texto, imágenes, vídeo y datos. La Asociación Americana de números de emergencias (NENA) identificó la necesidad en el año 2000 y comenzó su desarrollo en el 2003, en que prácticamente consigue la definición completa y las normas de un NG9111. Desde el año 2006 el liderazgo lo lleva el Departamento de Transporte norteamericano mediante el proyecto de investigación y desarrollo denominado NG9-1-1 Initiative. Es fundamental que los centros de llamadas de emergencia tengan la capacidad de:
  • Se conecta fácilmente con una amplia gama de dispositivos en el mercado
  • Identificar la ubicación de la llamada
  • Reconocer la tecnología de generación de la llamada con el fin de enrutar la llamada a la respuesta adecuada en el momento oportuno
Los principales desafíos a los que se enfrentan en la actualidad los centros de llamadas de emergencia o PSAP, son conseguir una transmisión sencilla de los datos y un intercambio de información crítica que pueda mejorar significativamente la capacidad de tomar decisiones, una eficaz respuesta y la calidad del servicio ante la demanda de una llamada de emergencia. Los desafíos tecnológicos incluyen:
  • El uso de una infraestructura obsoleta basada en equipos e infraestructura analógica. Escriben como en los centros 911 de Estados Unidos la arquitectura general del sistema no ha cambiado en esencia desde la primera llamada al 911 se hizo en 1968.
  • El uso por parte de los 911 de redes locales que no pueden:
    • Procesar llamadas a través de nuevas tecnologías de comunicación, tales como redes de acceso a Internet Protocolo (IP).
    • Una manera eficiente de transferencia de llamadas cuando el volumen de llamadas excede los recursos disponibles.
El concepto NG9-1-1 involucra muchos niveles y temas:
  • la normalización de la tecnología subyacente de los sistemas 911 norteamericanos, sobre el uso de IP y la tecnología de enlaces de comunicación basados en Internet
  • la creación de bases de datos de información centralizada para manejar las llamadas
  • la interconexión de los PSAP para permitir la transferencia ilimitada de llamadas, distribución de desbordamiento de llamadas al 911, a otros centros, y de manejo de llamadas de otras características
  • posibilidad de que el sistema 911 pueda aceptar y manejar información de los ciudadanos mediante medios avanzados, incluyendo vídeo, fotos, mensajes de texto, etc
  • interconexión con los servicios privados , como los proveedores de telemática, para manejar la notificación automática de fallos (ACN) y otros datos similares.
  • la adición de características avanzadas en el sistema 911, tales como el enrutamiento automático de las lenguas, la cartografía, almacenamiento de información médica, etc.
Interesante el documento del Plan norteamericano de promoción de la banda ancha con su capítulo dedicado a la promoción de la seguridad pública en las comunicaciones de banda ancha inalámbrica.
Facebook, tuenti, tweeter, me gusta, me disgusta, te invito, te acepto como amigo...y esto cuando ocurre una emergencia?, ante la linealidad de la línea telefónica la simultaneidad de la red. Aunque nuevamente esta evolución ¿volverá a ser una competición entre comunidades? o podría plantearse un plan de desarrollo compartido con una estandarización nacional que permitiera compartir, colaborar y cooperar en el día a día. Seguro que el día de la catástrofe funcionaría. Esto y la eficiencia de los recursos que se destinaran a ellos nos debiera hacer reflexionar. Ponernos en el 2.0 pensando en el 3.0 en las emergencias, una asignatura obligada. Lo veremos, seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *