Rotativos azules, ¿ésta será la buena?

El 14 de febrero del 2010 escribí un post sobre la aprobación de la Orden que modificaba el Reglamento General de Vehículos y en la cual se esperaba la aprobación de la luz azul para su utilización de vehículos prioritarios de emergencias. No fue así, hoy 2 años después estamos con lo mismo. El pasado 23 de mayo en la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados, una vez más, se aprobó una proposición no de ley presentada, en este caso, por el Grupo Parlamentario catalán (CIU) sobre modificación del Reglamento General de vehículos con el fin de que el color de la señal luminosa de todos los vehículos prioritarios sea azul. Las rosas azules simbolizan tradicionalmente el misterio o la consecución de lo imposible. Reproduzco las palabras del Parlamentario Jané i Guasch: "Señorías, hoy Convergència i Unió quiere simbólicamente traer a esta Comisión de Seguridad Vial la misma proposición no de ley que se aprobó por unanimidad en la última Comisión de Seguridad Vial de la pasada legislatura. Alguien podría pensar: ¿Si ya se aprobó entonces, por qué reiterarlo ahora? Convergència i Unió quiere hacer de esta proposición no de ley un símbolo. Un símbolo de lo que debería ser, señor presidente, el cumplimiento por parte de un Gobierno de aquello que esta Cámara aprueba, sobre todo si se aprueba desde la unanimidad y desde el consenso. ¿Cuál es el recorrido de esta proposición no de ley que ahora pasaré a defender? El recorrido nos lleva a dos legislaturas anteriores donde el propio Grupo Socialista, entonces gobernante, ya presentó una proposición no de ley que fue aprobada y aplaudida. En la pasada legislatura, fueron el Grupo Parlamentario Popular y el Grupo Parlamentario de Convergència i Unió los que trajeron la misma proposición no de ley para su debate y aprobación en segunda y tercera instancia. ¿Cuál es el resultado de tres votaciones unánimes en esta Comisión? Cero patatero, señor presidente, nada.  ¿Qué se hizo? Nada. ¿Qué debe hacerse? Modificar, cuanto antes, el reglamento general de vehículos con un objetivo claro, sencillo y de sentido común. ¿Cuál es el objetivo claro, sencillo y de sentido común? Que hay dos tipos de vehículos, los llamados vehículos especiales, un tractor o una grúa, que evidentemente llevan un rotativo, en este caso amarillo, porque deben distinguirse de aquellos vehículos que llamamos prioritarios o de emergencia. Esos que son prioritarios o de emergencia, esos por los que un conductor cuando percibe esa luz sabe que debe ceder el paso, deben llevar el color azul. Ese color azul es el que está instaurado en Europa, es el que se recomienda desde la propia Convención de Viena sobre circulación vial, es el que nos va a marcar prioridad o emergencia. Azul lo tienen en estos momentos los cuerpos policiales, pero azul deben tenerlo también los vehículos de protección civil, pero de manera especial los vehículos de bomberos y las ambulancias. Por tanto, unifiquemos criterios. Una luz de color amarillo es un vehículo especial. Una luz azul es emergencia, vehículo prioritario." Finalmente tras un breve debate en la Comisión de Tráfico y Seguridad Vial del Congreso de los Diputados se aprobó la iniciativa de CIU, con las 3 abstenciones de UPyD y los 39 votos a favor del resto de los parlamentarios de todos los grupos. Mediante la proposición se insta al Gobierno a implantar las luces azules en vehículos prioritarios, como las ambulancias y los coches de bomberos y a modificar con urgencia el reglamento de circulación.

Luces de emergencia

La iniciativa ya se adoptó en 2006, posteriormente en 2010 y de nuevo el 21 de septiembre de 2011, última sesión de la pasada legislatura de la Comisión de Tráfico y Seguridad Vial, la misma semana que se iban a disolver las Cámaras. Parecía que hasta en el periodo entre legislaturas se podía llegar a aprobar la modificación del Reglamento de Circulación. Pero no, hoy volvemos a la carga. Blue melody. Efectivamente parece un símbolo. ¿Por qué si todos los grupos parlamentarios están de acuerdo y se aprueba en el Parlamento, se puede llegar a desoír el mandato y no realizar el cambio?. ¿Tantos intereses hay?. Fantasmas aparte, que sea la buena. Por sentido común. Falta nos hace con la que está cayendo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *