Cuestión de términos

Posted by Elena    in Data, Emergencias, Ikasreading, Ikasthinking    febrero 25, 2014     |  2 Comments »
Finalizada mi actividad docente en el módulo de Gestión de Emergencias del Título de Grado de Seguridad y Emergencias de la Universidad Pública del País Vasco, una grata experiencia principalmente por el gran grupo de profesionales estudiantes con el que he podido compartir mi entusiasmo, me pareció que se iban quedando algunas cositas en el tintero. Entre ellas algunos conceptos que aunque parecen meridianamente claros, creo que por no tener el hábito de fijar las terminologías, nos pudieran llevar a confusión. Por ejemplo, ¿cuándo hablamos de zonificación en la actuación ante una emergencia o catástrofe, cada uno de los servicios habla de lo mismo?

Las zonas que se establecen en los diferentes protocolos o planes atienden principalmente a 2 planteamientos: la zonificación en función de la vulnerabilidad y la zonificación atendiendo a criterios operativos.

Zonas emergencias

Zorionak eta Urte Berri On! Feliz 2014

Posted by Elena    in Ikasreading, Ikasthinking    diciembre 31, 2013     |  No Comments »
Imagen de previsualización de YouTube E sarà il cielo la mia cometa non c'è una meta, una strada il nostro corpo è di passaggio in questo viaggio che va, che va, calpesterà frammenti di eternità quello che vivo è la mia casa quel che respiro è la mia realtà non c'è ragione di stare soli in questo viaggio che va, che va l'eternità è soltanto per chi crederà che il nostro corpo in questo è di passaggio in questo viaggio che va, che va Letra de la canción Di Passaggio (de paso), del album Meticci (Mestizo). Ornella Vanoni. 2013.    

Prestige. No debe ser verdad que hasta las cosas ciertas puedan probarse

Posted by Elena    in Data, Emergencias, Ikasreading, Ikasthinking    noviembre 18, 2013     |  No Comments »
El pasado 13 de noviembre, tras diez años de instrucción y nueve meses de juicio oral, el Tribunal de Corcubión emitió la sentencia sobre el Prestige, el barco que se hundió el 13 de marzo de 2002 frente a las costas gallegas y produjo una de las peores catástrofes por contaminación marina mundiales. Una causa cuyo volumen de folios es el mayor de todas las tramitadas en España y que ha concluido con la absolución del ex-director General de la Marina Mercante, D. Jose Luis López Sors, al jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, y al capitán del barco, Apostolos Mangouras, de los delitos contra el medio ambiente, y sólo ha condenado a este último a nueve meses de prisión por desobediencia

Hechos probados

El Prestige procedía de San Petersburgo de donde partió el 31/10/2002 con un cargamento de fueloil que fue completado en el puerto de Ventspils, en Letonia, último puerto de carga, siendo su calado de 14,05 metros, es decir, sobrecaló 0,30 metros, lo que significaría llevar unas 2.150 toneladas más de peso, con una carga a bordo de 76.972 toneladas métricas de fueloil pesado. Los tanques destinados a la carga estaban prácticamente llenos. El buque había sido dedicado a abastecer de combustible/fueloil a barcos en alta mar o en otros lugares para lo cual los navíos a los que suministraba se abarloaban al petrolero. Su destino inmediato era Gibraltar, donde el capitán debía recibir órdenes e instrucciones mientras que el más probable puerto al que se dirigía era el de Singapur u otro asiático. Sobre las 14,10 horas UTC14 del referido día 13 de Noviembre de 2002 la tripulación del buque oyó un fuerte ruido, parecido a una explosión y seguido de una pronta y pronunciada escora, de 25 a treinta grados a estribor, cuando se hallaba a 27,5 millas al Oeste de Finisterre, dentro del corredor marítimo denominado Dispositivo de Separación de Tráfico (DST), parándose las máquinas de forma automática al quedar parte de ellas sin lubricación lo que suponía un riesgo de destrucción o avería muy grave.

prestige

Que sea infinito mientras dure. 100 años de Vinicius.

Posted by Elena    in Ikasreading, Ikasthinking, ikusikasting    noviembre 03, 2013     |  No Comments »
1917 vinicius El 19 de octubre de hace 100 años nació en el barrio del Jardin Botánico de Río de Janeiro, Marcus Vinitius da Cruz de Melo Moraes, registrado ya a los nueve años  como Vinicius de Moraes. Debía su nombre a la novela de romanos Quo Vadis, a su hermana mayor sus padres la bautizaron como la protagonista de la historia, Ligia, y a él le pusieron el nombre del legado romano, Marcus Vinitius. Poeta desde niño, como solía decir: por naturaleza y vocación. En 1932, con 19 años publica por primera vez un poema en la revista A Ordem. Un año después se publicará su primer libro de poemas: O caminho para a distância. Licenciado en Derecho, aunque nunca llegó a ejercer como abogado, trabajó como crítico cinematográfico hasta conseguir entrar en la carrera diplomática. En 1942 con 29 años y 2 hijos, por fin consigue entrar en Itamaraty el ministerio de asuntos exteriores brasileño. Trabaja en los servicios burocráticos y al mismo tiempo sigue la carrera periodística al dirigir el entonces revolucionario suplemento literario de O Jornal. Su actuación será determinante por el tipo de colaboradores que reúne, muchos de ellos futuros grandes nombres todavía inéditos para el público. 1950 nerudaSu primer puesto de diplomático es como vicecónsul en Los Ángeles a donde viaja en 1946. Vive en Hollywood con su mujer y sus dos hijos durante 5 años, tras los que volverá a Brasil. Es un periodo donde se impregna de cine americano y jazz. Como nos relata Carlos Galilea en su programa "Cuando los elefantes sueñan con la música" dedicado al músico, se cuenta que en los Angeles acudió durante un mes, todas las noches a escuchar a una cantante de jazz llamada Billy Holliday y que en una fiesta bailó con una actriz aspirante a estrella, llamada Ava Gadner.

Tierra de Breogán

Posted by Elena    in Emergencias, Ikasreading    septiembre 20, 2013     |  No Comments »
A pesar de que mis divagaciones se van alejando cada vez más de la gestión de emergencias, no podía continuar escribiendo el blog sin hacer una referencia al tremendo Accidente de tren de Santiago de Compostela. Sin embargo, la certeza de que debía tratar este accidente para poder seguir adelante, me ha mantenido en silencio debido al pudor que producía y me sigue produciendo. Sinceramente, me parecía una frivolidad poder realizar un análisis de la gestión de la emergencia cuando aún resuena el impacto y el dolor de la sinrazón de este accidente. Una tragedia que me traía a la memoria mis viajes de juventud en tren a Santiago, madrugadas de inviernos fríos y húmedos, cuando camino de la universidad tenía que pasar todo el trayecto dando saltitos en el compartimiento para poder soportar el tremendo frío que pasaba a pesar de ir forrada con 3 capas de ropa. Trenes en los que fallaba la calefacción continuamente y que ni soñaban en poder alcanzar algún día los 200 kms. de los actuales.

Y por ellas y ellos doblan las campanas

En primer lugar mi dolor para con las víctimas y sus familias. Llegué caminando a la plaza del Obradoiro el pasado 7 de agosto y me vi sorprendida con el homenaje que espontáneamente cientos de peregrinos habían ido dejando en las puertas de la catedral. Cientos de Compostelas y bordones de personas de todo el mundo acompañaban a otros cientos de velas encendidas en su recuerdo. Dejar la Compostela, documento que certifica que has hecho el camino de Santiago y que a la mayoría de peregrinos nos llena de honra, o el bordón que te ha acompañado tantas jornadas, me parecía un detalle impresionante y lleno de sentimiento.

IMG-20130807-WA0005

En ese momento se acercó un operario de limpieza con su carrito, se santiguó y cuando vio que me sorprendía me dijo: "Da mucho palo, pero me han ordenado que lo retire todo. A ver como reacciona la gente..." y comenzó a quitar todo el altar espontáneo que se había ido formando. Un vecino se me acercó y me dijo que era bueno que lo quitaran ya, que los que habían querido despedirse ya lo habían hecho y que lo único que hacía era recordarles continuamente la tragedia ya que el que más y el que menos todos tenían algún conocido que se había visto afectado por la tragedia..../...