El éxito de la evacuación del World Trade Center: aprendiendo de la realidad

El colapso de las estructuras del World Trade Center de Nueva York tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, fue el peor desastre en la historia de la construcción, matando a unas 2.800 personas. Más de 350 bomberos e intervinientes de emergencias estaban entre los muertos, la mayor pérdida de vidas de trabajadores de emergencia en un solo incidente. Y sin embargo la evacuación del World Trade Center fue un éxito sin ninguna duda.

En respuesta a la tragedia del World Trade Center, el NIST National Institute of Standards and Technology, Instituto Nacional de Estándares y Tecnología norteamericano llevó a cabo un estudio de 3 años y una profunda investigación sobre seguridad contra incendios y de la construcción. Su objetivo fue estudiar los factores que contribuyeron a la causa probable (o causas) del colapso post- impacto de las torres del WTC1 y 2 y WTC 7; amplió su investigación en áreas de alta prioridad como la necesidad de prevención de colapso progresivo, el diseño de resistencia al fuego y de adaptación de las estructuras y de los revestimientos resistentes al fuego para acero estructural, etc.

El informe final de la investigación sobre el fuego y la seguridad en la construcción llevada a cabo en el desastre del WTC comenzó en agosto de 2002 y fue publicada en septiembre de 2005. El primer objetivo que se fijó en el estudio fue determinar por qué y cómo las torres  WTC1 y WTC2 se derrumbaron despues del impacto inicial de las aeronaves. Junto a éste y ligado asimismo a aspectos constructivos se fijaron el determinar qué procedimientos y prácticas se utilizaron en el diseño y construcción de las torres. Las conclusiones a estos objetivos son realmente interesantes.

Sin embargo el objetivo más interesante y desde mi punto de vista de aplicación a nuestro trabajo diario como gestores de emergencia, fue el destinado a determinar por qué las lesiones y las muertes eran altos o bajos dependiendo de la ubicación, considerando todos los aspectos técnicos de protección contra incendios, el comportamiento de los ocupantes, la evacuación y  la respuesta a emergencia.

Las conclusiones son claras: la evacuación del World Trade Center fue un éxito. Aproximadamente el 87 por ciento de los cerca de 17.400 ocupantes de las torres, el 99 por ciento de los que se encontraban por debajo de los pisos de impacto, evacuaron con éxito.

En el WTC 1, cuando la aeronave destruyó todas las vías de evacuación, 1.355 personas quedaron atrapadas en los pisos superiores, cuando el edificio se derrumbó ciento siete personas que estaban por debajo de los pisos de impacto no sobrevivieron.

Dado que el flujo de personas procedentes del edificio se había desacelerado considerablemente 20 minutos antes de que la torre colapsara, la capacidad de la escalera era suficiente para la ocupación de esa mañana.

En el WTC 2, antes del impacto del segundo avión, cerca de 3.000 personas estaban suficientemente abajo como para escapar en una combinación de auto-evacuación y utilización de ascensores. El avión destruyó el funcionamiento de los ascensores y el uso de dos de las tres escaleras. Dieciocho personas que estaban por encima de la zona de impacto encontraron un paso por la tercera escalera dañada y consiguieron escapar. Las otras 619 personas por encima de la zona de impacto perecieron. Siete personas que estaban por debajo de los pisos de impacto no sobrevivieron. Como en el WTC 1, un poco antes del colapso, el flujo de personas por la escalera había descendido lo que demuestra que la capacidad de la escalera nuevamente era suficiente.

Alrededor del 6 por ciento de los supervivientes tenían movilidad reducida, principalmente con lesiones reciente y enfermedades crónicas , pocos, sin embargo, necesitaban silla de ruedas. Entre los 118 fallecidos por debajo de los pisos de los impactos de las aeronaves, los investigadores identificaron 7 con movilidad reducida pero no disponen de datos de los otros 111.

Un factor de éxito que redujo las pérdidas de vidas humanas era que los edificios estaban sólo ocupados en un tercio de su capacidad. NIST calcula que si las torres habrían estado ocupadas totalmente con 25.000 ocupantes cada torre se habría tardado alrededor de 4 horas para evacuar a los edificios y más de14.000 personas podrían haber muerto ya que entonces la capacidad de las escaleras no hubiera sido suficiente para evacuar a muchas personas en el tiempo disponible. Según los códigos de construcción actuales la capacidad de salida se calcula como si cada piso fuera independiente de la altura total del edificio y no se considera el tiempo de evacuación del edificio completo. Este aspecto de las escaleras en relación con los restaurantes y mirador disponibles en las últimas plantas que obligaba a una cuarta escalera fue estudiado detenidamente aunque se reveló no determinante en el resultado de la evacuación. Asimismo el papel que jugaron las cajas de escalera, en muchos casos obstaculizadas por escombros fue estudiado detalladamente.

La evacuación fue favorecida por la participación en simulacros de incendio en el año anterior por dos tercios de los supervivientes y obstaculizada por una ley local que impide a los dueños de las empresas que exijan a los trabajadores a practicar el uso de las escaleras. Las escaleras no eran fáciles de recorrer debido a su diseño, ya que entre diferentes tramos de escalera había que recorrer pasillos de transferencia. Además los trabajadores no estaban preparados para el reto físico de la evacuación del edificio completo. Y quién lo está, pensemos en 100 pisos…

Los sistemas de seguridad contraincendios (sprinklers, extractores de humos y alarmas de fuego) fueron diseñados para cumplir los requerimientos legales. Sin embargo, no jugaron ningún papel en la seguridad de las vidas el 11 de septiembre porque el suministro de agua a los sprinklers era suministrado por una sola tubería de alimentación que fue dañada por el impacto de los aviones. Los sistemas de evacuación de humo también fueron dañados. Y de los sistemas de alarma: la violencia del impacto de la aeronave fue la alarma. En WTC2 se produjeron anuncios publicos por la megafonía contradictorios que contribuyeron a la confusión y algunos de estos avisos retrasaron el comienzo de la evacuación. Aunque el sistema tuvo un alcance limitado en algunos pisos y pronto dejó de funcionar.

Para los aproximadamente 1.000 intervinientes de emergencia en el lugar, este fue el mayor desastre que ellos habían visto. A pesar de los intentos de las diferentes agencias de trabajar juntos y mejorar sus objetivos, el incidente soprepasó sus capacidades. Las comunicaciones fueron erráticas debido al alto número de llamadas y la deficiente actuación de alguno de los responsables. Aun así era imposible digerir, testar y precisar así como difundir la cantidad de información que se estaba recibiendo. El trabajo fue complicado por la pérdida del Centro de Mando en WTC7 y luego en las torre tras el colapso del WTC2. Con casi todos los ascensores de servicio interrumpidos el progreso por las escaleras a unos 2 minutos por piso, hubiera representado horas de los intervinientes en acceder a sus destinos, asistir a los supervivientes y escapar antes de que las torres colapsaran.

Como conclusión los sistemas de evacuación de edificios deben mejorar e incluir:

  • Sistemas de evacuación diseñados para facilitar rápidas y seguras salidas
  • Metodos para asegurar comunicaciones de emergencia claras y en tiempo real a los ocupantes
  • Mejor preparación de los ocupantes para la evacuación en emergencias
  • Incorporación de tecnología de salidas apropiadas.

Un comentario en “El éxito de la evacuación del World Trade Center: aprendiendo de la realidad

  • el 03/12/2010 a las 7:16 PM
    Permalink

    No sé que viabilidad tendrá, pero un sistema rápido de evacuación podría ser un tobogán en espiral, adaptado a la estructura del edificio con accesos por el interior( se supone que la fuerza centrífuga alejaría de los puntos de entrada a los que bajan). En los parques acuáticos se ven toboganes que cuando se acercan al suelo descriven una curva que hace que el impacto contra el suelo sea nulo. El tobogán al no tener escaleras facilitaría mucho la evacuación.
    De todos modos habría mucho análisis por medio.

    Pedro, un saludo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: