Goian bego

Ayer falleció un ertzaina arrollado por un turismo mientras realizaba un curso de perfeccionamiento de moto organizado por la Academia de Policía del País Vasco. Una tarde soleada, una carretera seca, unas buenas motos, unos monitores extraordinarios, una recta y un frontal encontronazo con la muerte. Una vida segada, una familia rota y un tremendo dolor. Rabia y dolor. Difícil de entender lo ininteligible. Banderas a media asta. Goian bego Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *