De rescates y riesgos

Después de dedicar tu vida laboral a formarte en emergencias, catástrofes y desastres, de repente te das cuenta que no sabes nada de nada. Toda la vida hablando de riesgos y peligros, participando en rescates y búsquedas y ahora todo suena  rrrrraro rrrraro. El rescate había sido una palabra con connotaciones positivas hasta hoy, que se ha producido el rescate financiero de España. Salvabas la vida o los bienes de alguien de un daño mayor. Lo de hoy suena a que más que salvarnos, nos viene una catástrofe encima. Tratando de entender este rescate, o sea para tontos, te informas de la deuda, de la prima de riesgo, de la troika y del montaje, perdón, crisis del sistema financiero. De la deuda como sistema de financiación de un país para hacer frente a sus pagos (fundamentalmente cuando se gasta más de lo que se recauda con los impuestos), un préstamo a devolver con intereses en un plazo determinado, a la prima de riesgo. Que no es más que la diferencia entre el interés del bono español y el del bono alemán. Uy, ya nos topamos con Alemania. El gobierno ofrece deuda y la adjudica al inversor que ofrece el tipo de interés más bajo. Si los inversores piden para el bono a 10 años, un interés del 6% a España y un 1,1o% a Alemania. La diferencia de intereses entre estos bonos: 600-110=490, es la famosa prima de riesgo. Pero en definitiva lo que se mide es la confianza. En este caso de los inversores en la solidez de la economía de un país. Como no me fío de tí, te cobro un sobreprecio por invertir en tu deuda. Ping!. Y luego llega eso de como no puedo colocar mi deuda, no puedo hacer frente a mis pagos. Si el interés que piden los inversores es muy alto, no se puede emitir deuda porque no se podría devolver. Irlanda, Grecia y Portugal tuvieron que ser rescatados cuando se pedía el 7% por el bono a 10 años. A partir de ahí es insostenible el préstamo. Es cuando se recurre a un rescate financiero. Un rescate es un crédito que se le concede a un país para evitar la bancarrota, de forma que pueda financiar su deuda y hacer frente a los pagos. El encargado de conceder el rescate es la ‘troika’; es decir, el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Y de la deuda, a la prima de riesgos y de ahí hemos llegado al rescate financiero sin perdernos demasiado. Pero ¿cuál es la situación española?. Pues aunque parezca mentira, la situación de la deuda pública española es muy buena si la comparamos con otros países. Se puede cifrar en torno a 750.000 millones de euros. Sólo representa el 60% del PIB, mientras que en Alemania, Francia o Gran Bretaña es de más del 80%, en Estados Unidos supera el 100%, Portugal el 96%, Irlanda el 93%, Italia el 119%, Grecia el 142% y en Japón llega al 220% y subiendo. En España la deuda por habitante es de unos 15.000 euros, la de Alemania 23.000, la de Italia o Grecia ronda los 30.000 y así hasta los 80.000 de Japón. ¿Y entonces?. Pues el problema está en la deuda privada, la que pidieron empresas y particulares. El total de la deuda podría estar en 4.200 billones de euros, unos 90.000 euros por persona. De la que la deuda pública sólo es el 20% y el 80% restante es deuda privada. Nuestros bancos aún no se han estabilizado después de la ruptura de la burbuja inmobiliaria y ahora nos toca vivir la burbuja bancaria. Y el primer ejemplo es Bankia. ¿Qué se ha venido haciendo?. Rescates a la banca, con lo que se inyecta dinero público para salvar a banca insolvente pero no para impulsar generación de empleo y producción. ¿Qué ha pasado en otros países que han sido rescatados?. Pues que viven muchísimo peor. Grecia, Irlanda y Portugal, no han hecho otra cosa que recortes y no hay ninguna señal de crecimiento. En el momento del rescate en los 3 paises la prima de riesgo rondaba los 500 puntos. Hoy día, en Grecia supera los 2.900 puntos, en Portugal está por encima de los 1.000 puntos y en Irlanda, algo mejor, en 540 puntos. Y no nos olvidemos que un rescate es un préstamo donde los inversores fijan las condiciones. Lo que parece que es impepinable es la obligada reforma del sistema financiero español donde el Banco de Santander y el BBVA tienen mucho que decir. Pero nosotros los ciudadanos tendremos que afrontar recortes, menos derechos sociales y laborales y una situación que se extenderá durante mucho tiempo. Quizás debamos fijarnos en el ejemplo de Ecuador y la deuda odiosa y mientras vernos el documental Deudocracia de lo que pasa en Grecia, que nos sugiere el Blog Salmón. Ahora, después de la rueda de prensa del ministro Luis de Guindos me quedo más tranquila. Resulta que no es un rescate sino que es "apoyo financiero" para la recapitalización de los bancos españoles.  Puedo seguir pensando que un rescate es algo bueno, que se hace en favor de las personas y sus vidas. Y muchísimo más tranquila pensando que no es para tanto, ya que el presidente Rajoy no le ha dado importancia. Si hasta puede que se vaya a fumar una puro a Polonia y ver el fútbol. Ya se sabe que la transparencia hace a algunos transparentes. ¿Será eso?. La que nos espera. Lo dicho, de esto de los dineros no entiendo demasiado. Perdón por la incursión. Viñeta de humor gráfico (es un decir) sobre el inminente rescate financiero a España.      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *